Ejercitarse de manera regular es sin duda alguna lo mejor que una persona puede hacer por su cuerpo para mantenerse saludable durante toda la vida. Los beneficios del ejercicio físico se ven reflejados en el corazón, los pulmones, la circulación, los huesos, las articulaciones, los músculos e incluso la mente. No sería atrevido decir que realizar ejercicio físico dos o tres veces por semana mantendría en forma a la mayoría de personas, por lo que no es necesario ?matarse en un gimnasio? para lograr este cometido.

Ejercitarse nos hace menos vulnerables a las enfermedades

Una persona que se ejercite de forma regular goza de los siguientes beneficios:

Ejercitarnos nos ayuda a aumentar la autoestima, nos hace sentir mejor y más relajados por lo que se sabe a ciencia cierta que la actividad física combate la depresión y la ansiedad. No es un secreto para nadie que las personas que se ejercitan de forma regular se mantienen en forma y gozan de un metabolismo acelerado, por lo que el ejercicio físico nos ayuda a evitar la obesidad. Aquellos ejercicios o actividades deportivas que desarrollan los músculos abdominales y de la espina dorsal mejoran la postura y previenen los dolores de espalda. Investigaciones recientes han demostrado que aquellas personas que realizan poco ejercicio incrementan de forma considerable el riesgo de desarrollar algunos tipos de enfermedades cancerosas, como el cáncer de colon. Una persona que se ejercite un mínimo de 2 veces por semana gozará de un sueño profundo, lo que se traduce en un mejor sueño y todos los beneficios que esto trae consigo. Son varias las mujeres que aseguran que el haber empezado a ejercitarse de forma regular ha disminuido considerablemente los síntomas y dolores relacionados con la menstruación. Ejercitarse moderadamente de forma regular incrementa el contenido en minerales de los huesos, lo que los fortalece reduciendo de esta forma el riesgo de desarrollar osteoporosis. Las personas que practiquen ejercicios aeróbicos y cardiovasculares previenen la obesidad, el colesterol elevado y la hipertensión arterial, disminuyendo de esta forma el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Ventajas del ejercicio físico a largo plazo

Practicar deportes o algún tipo de actividad física de forma regular mejora muchos de los órganos y sistemas internos del cuerpo:

Ejercitarnos hace que haya una mayor riego sanguíneo hacia la piel, lo que le dará un aspecto más sano y saludable. Los ejercicios cardiovasculares fortaleces el corazón, lo que mejora a su vez la afluencia de sangre en todo el cuerpo. Aquellas personas que practican ejercicios aeróbicos mejorar su capacidad pulmonar, lo que aumenta la absorción de oxígeno del aire. Cuando incrementamos la masa muscular por medio del ejercicio nuestro cuerpo acelera su metabolismo lo que evitará que subamos de peso. El ejercicio conserva la movilidad de las articulaciones lo que disminuye considerablemente el peligro de dolores articulares y reduce la rigidez en la tercera edad.

La esperanza de vida en aquellas personas que practican algún tipo de ejercicio físico es mayor que en aquellas que tienen una vida sedentaria, por lo que se quiere vivir mas, gozar de mayor salud y tener un cuerpo en forma, ¿qué espera para empezar a practicar fitness?

Ir Arriba