Entre las enfermedades infantiles, una de las que mayor preocupación despierta en los padres de familia es el Trastorno de Déficit de la Atención con Hiperactividad (ADHD por sus siglas en inglés). Es una enfermedad que si no es tratada de la manera apropiada puede constituirse en una fuerte limitación para la vida escolar y social de los niños. ¿En qué consiste esta enfermedad?

El trastorno ADHD es uno de los problemas de aprendizaje más frecuentes que se presentan durante la infancia. Solamente en los Estados Unidos, se estima que aproximadamente dos millones de niños y adolescentes viven con este problema. Entre un tres y un cinco por ciento de los niños en edad escolar padecen de ADHD.

Las causas de ADHD no se conocen por completo, pero sí se sabe que esta enfermedad está asociada a una alteración en el funcionamiento del cerebro. El niño con ADHD se caracteriza por la incapacidad de concentrarse en una labor específica y por un comportamiento hiperactivo y/o una falta pasiva de atención. Estos niños tienen dificultades para aprender, así como para interrelacionarse con otras personas, aún con los miembros de su propia familia.

Se estima que entre un 20 y un 40 por ciento de los adolescentes y adultos con ADHD abusan de las drogas, tienden a ponerse en situaciones de riesgo para su propia seguridad, son impulsivos y en algunos casos llegan a convertirse en delincuentes. Más del 50 por ciento de los jóvenes con ADHD tienen problemas de conducta.

El ADHD puede ser controlado con un tratamiento adecuado, pero es muy importante que la enfermedad sea diagnosticada a tiempo. Algunos medicamentos, junto con el acompañamiento profesional adecuado, han conseguido mejorar la condición de estos pacientes hasta en un 80 por ciento de los casos.

Es conveniente resaltar que dichos tratamientos aún no han sido completamente evaluados y en algunos medios científicos existen aún dudas sobre la conveniencia de efectuarlos en todos los casos. Asimismo, todavía se desconocen algunos aspectos relacionados con el ADHD. No se sabe, por ejemplo, cuál es el efecto a largo plazo sobre la salud de los niños de los tratamientos con medicinas, así como cuáles factores biológicos y sociales determinan la severidad del ADHD.

Puede encontrr más información sobre salud infantil en Padres Hispanos

Ir Arriba