La resaca de alcohol

La resaca no es más que una intoxicación por la ingesta de dosis excesivas de alcohol. Entre treinta y noventa minutos después de haberlo ingerido, el alcohol llega a la sangre, y se produce una disminución de los azúcares presentes en la circulación y provoca una sensación de debilidad y agotamiento físico.

Consumir alcohol en cantidades elevadas, inhibe la función de la vasopresina, que es una glándula responsable de mantener el balance de los líquidos del cuerpo. Al fallar esta glándula, el riñón comienza a eliminar más líquido del que ingiere, lo que hace que el organismo busque agua en otros órganos, como las membranas que recubren el cerebro, lo que hace que se produzca el dolor de cabeza, síntoma asociado a la resaca.

Por eso, lo fundamental al día siguiente, es aportar al organismo los líquidos que ha perdido durante el tiempo en que se ha estado ingiriendo alcohol.

Existe una leyenda que dice que lo mejor para quitar la resaca es ingerir un poquito de alcohol, lo que es falso, ya que si el alcohol es la sustancia que ha provocado el malestar, ingerir más cantidad, lo único que hará será agravar la situación.

Lo mejor es beber agua, zumos e infusiones. Aunque el mejor remedio es la prevención, si antes de salir de fiesta, se bebe mucha agua, aunque no se conseguirá evitar la resaca completamente, se mitigará bastante.

Para aliviar el dolor de cabeza, lo mejor es un analgésico, ya que este fármaco detiene la producción de prostaglandina, la hormona que causa el dolor y que el alcohol produce en mayor cantidad.

Hay que tener cuidado con los analgésicos, ya que algunos tienen sustancias que no combinan bien con los restos de alcohol en el organismo. Cuando una persona los utiliza a diario, pueden contribuir al proceso que causa el dolor de cabeza. Pregunta antes a tu médico o farmacéutico cual es el analgésico mejor para estos casos.

Según un estudio publicado en Alcoholism, las mujeres son más susceptibles que los hombres a los efectos del alcohol. La enzima ADH, que se localiza en el estómago y que está implicada en la digestión del alcohol, es menos activa en las mujeres. Esto hace que sean más susceptibles a los efectos del vino y los licores, menos en la cerveza, que les afecta por igual.

Unas bebidas alcohólicas producen más resacas que otras:

Los alcoholes oscuros, como el coñac, el ron negro, vino tinto, martini rojo o bourbon, son los que dejan más resaca, ya que contienen sustancias tóxicas propias del proceso de fermentación que son las que les dan el sabor y el color a las bebidas.

Los licores blancos, como el vino blanco, la cerveza o la ginebra, suelen dejar resacas aceptables, sobre todo si no se mezclan.

Las bebidas con gas, como el cava, los vinos de aguja o los combinados de whisky con refresco, hacen que el organismo absorba el alcohol de forma más rápida.

Una de las bebidas alcohólicas más “sanas” en lo que se refiere a la resaca es el vodka.

Ir Arriba