Desde hace mucho tiempo, los especialistas en cuidado de la piel han estado tratando de encontrar una solución para las estrías. Las estrías son bastante inevitables; puedes tener una o dos estrías en tu cuerpo. Sin embargo, las mujeres embarazadas, así como aquellas que perdieron o aumentaron de peso muy rápido son más propensas a tener extensas estrías.

El lenguaje de la piel

Antes de que podamos entender las estrías, es importante tener un conocimiento básico de cómo se forman y cómo actúan. La piel del ser humano está hecha con 80% de colágeno y 4% de elastina. El colágeno es una proteína que hace la piel flexible. El colágeno y la elastina juntos forman una red similar a la red de pesca que permite que la piel se estire y vuelva a su estado normal. Las estrías aparecen cuando esta red se daña; el daño causa una cicatriz llamada estría.

Hasta ahora, las estrías todavía no tienen cura; una vez que aparecen, es casi imposible eliminarlas completamente, pero se puede reducir su aparición. El tratamiento con láser es el método más novedoso para tratar las estrías, pero es más efectivo para tratar estrías de color rojo. El láser puede reducir significativamente el enrojecimiento, deteniendo un poco la inflamación que es causada por las estrías al aparecer. El tratamiento con láser puede mejorar levemente las estrías de color claro.

El embarazo y el fantasma de las estrías

Algunos factores pueden influir en la aparición de estrías en una mujer embarazada. Estos factores incluyen los genes, la etnicidad y la cantidad de agua que se consume. Una mujer cuya madre o hermana o cuyos parientes femeninos tuvieron estrías tiene más posibilidades de también desarrollar estrías. Con respecto a la etnicidad, las mujeres de piel oscura (con más melanina) son menos propensas a tener estrías que las mujeres de piel clara (con menos melanina). Las mujeres que beben mucha cantidad de agua durante el embarazo pueden disminuir la aparición de estrías debido a que su piel está bien hidratada.

Las estrías entre las mujeres embarazadas tienden a aparecer en aquellas zonas que se expanden: los brazos, el busto, el estómago, las caderas y los muslos. En estas zonas de rápido estiramiento se siente picazón y rascarse frecuentemente puede afectar la elasticidad de la piel y causar estrías. Una solución es frotarse talco o loción sobre la piel para aliviar la picazón. Las mujeres embarazadas también deben realizar actividad física ya que al hacerlo ayudan a que la piel sea más flexible y no contenga toxinas, logrando que la piel mantenga su elasticidad.

Prevención de estrías

Si deseas prevenir las estrías o al menos hacerlas menos aparentes, aplica cremas tópicas como Retin-A y ácidos alfa-hidroxi. Sin embargo, si estás embarazada, consulta a tu médico antes de comenzar a usas estos medicamentos. También puedes aplicarte cremas contra las estrías que hayan sido especialmente formuladas. Se trata de cremas que comúnmente contienen crema de cacao, lanolina y aceite de germen de trigo, ingredientes que tienen efectos curativos sobre las estrías, ya que reconstituyen la piel. Las mujeres embarazadas deben tener en cuenta que también deben lidiar con las estrías luego de dar a luz, una vez que la piel estirada vuelve a su tamaño normal. Por lo tanto, es esencial que cumplan con los consejos sobre cuidados de la piel que pueden disminuir el daño causado por las estrías.

Ir Arriba