El paso de los años no supone ningún obstáculo para vivir en plenitud. Hoy la juventud se ha alargado y podemos vivir a los 3, 40 o 50 sin nostalgia de los 20.

En las mujeres entre los 45-50 años generalmente se presenta un descenso de estrógenos, dando inicio al climaterio. Por lo general hay un aumento de peso, del contorno de los músculos y caderas y se incrementa la grasa visceral, lo que asciende el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Después de lo cincuenta años, los huesos empiezan a descalcificarse, lo que puede llevar al desarrollo de osteoporosis. El ejercicio, una dieta adecuada y los controles médicos periódicos son fundamentales para la prevención.

La digestión es una de las funciones vitales más afectada, ya que muchos alimentos comienzan a presentar cierta intolerancia. Destacan los que contienen muchos carbohidratos, grasas animales y lactosa.

La incontinencia urinaria es otro problema en esta etapa de la vida. Existen varias causas como las contracciones involuntarias de la vejiga o por incompetencia del esfínter uretral y, como consecuencia, al aumentar la presión intrabdominal, la tensión dentro de la vejiga supera con más facilidad a la del interior de la uretra, y se produce la pérdida involuntaria de orina.

Como recomendaciones alimentarias para esta etapa, se debe tener en cuenta:

- Tomar soja, que contiene proteínas que contribuyen a disminuir las molestas del climaterio y menopausia.

- Consumir 5 frutas o verduras diferentes al día, para adquirir los niveles de ácido fólico, vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.

- Consumir alimentos como zumo de naranja, huevos, cereales, espárragos, lechuga y espinacas.

- Comer carne roja y cereales que contengan vitamina B12.

- La vitamina B6 es muy importante para prevenir enfermedades, se encuentra en carnes rojas, cereales, plátanos, leche y atún.

- La vitamina B12 es fundamental para fortalecer el sistema nervioso. Está en la carne y cereales enriquecidos.

- Para mejorar el metabolismo óseo es básico la ingesta de calcio, vitamina D y fósforo.

- El calcio se encuentra en los derivados de la leche semidesnatada, legumbres, nueces, avellanas, sardinas o besugo.

- La vitamina D se encuentra en los pescados azules, yema de huevo y lácteos. También se desarrolla por la acción de la luz solar sobre la piel.

- El fósforo se encuentra en las carnes rojas, de pollo, huevos, cereales, hortalizas y pescado.

relacionados

Ir Arriba